Concientización desde las profundidades. Colectivo Kybernus Guerrero

Historias de éxito

Jondalar Castillo es participante del Colectivo Kybernus Guerrero y al conocernos, cuenta que su empresa, Aquamundo, antes de ser suya, había sido de su padre y de su abuelo, y que formar parte de Kybernus le resultaba una gran plataforma para llevar a cabo y documentar uno de los proyectos que forma parte de su cotidiano: el cuidado de las aguas.

En compañía de Gloria Avilés y Luis Olea, también participantes del Colectivo, la primera reunión antes de la dinámica de limpieza submarina fue en el malecón de Aquamundo. Allí, la tripulación instruía a los kybernautas sobre el uso y peso del equipo de buceo con el que irían a limpiar desde la superficie de la bahía de Santa Lucía, hasta las profundidades del mar de Acapulco.

“Vamos a parar la embarcación a pocos metros de la antigua mansión de Mario Moreno Cantinflas”, dijo Jondalar cuando la lancha apenas arrancaba. Llegados al punto, a lo lejos se divisaba una estatua roída y sonriente de quien fuera el más reconocido humorista de México.

Alrededor, solo agua. Y en las profundidades, kilos de basura, que entre los profesionales de la tripulación y los participantes del Colectivo Kybernus Guerrero, se lograron recolectar más de 50 kilos de desechos.

“El mensaje es claro: que nuestro mar; nuestros océanos, se conserven más limpio”, dicen Olea y Avilés durante el descanso previo a la segunda inmersión.

Top